Páginas

jueves, 22 de agosto de 2013

I feel it in my bones.

Ayer. Ayer lo pasé fatal. Algunas veces he hablado, por twitter, con Audrey, una chica francesa. Y ésta chica, tiene un problema del corazón que no tiene cura, y no puedo vivir muchos años. Ayer casi se suicida. Suicidar. Es una palabra pequeña pero incluye un acto grande. Ella iba muy drogada. Mucho. Incluso subió una foto de su pie fuera del balcón. Intenté hablar con ella. Y decía que nadie la quería, nadie se preocupaba. Decía que lo había pensado mucho, ya. Al final se quedó en susto, solo. Por suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por gastar una minúscula porción de tiempo en hacerme feliz sabiendo que me lee alguien.